Ventajas de ser traductor técnico

Mejores tarifas

Para muchos, el hecho de ser traductor técnico es ante todo un camino para aumentar sus tarifas. Parece evidente que es más fácil justificar una tarifa más alta cuando la traducción es especializada, independientemente del tema.

En la práctica es cierto que la tarifa media de la traducción técnica es superior a la tarifa de la traducción generalista, pero esto no quiere decir ni mucho menos que se gane más. Dado que en casi todos los casos el traductor cobra por palabra traducida, la velocidad con la que traduce es igual de importante que la tarifa. Especializarse en traducción técnica puede ser una pésima inversión si no nos limitamos a traducir en los campos que conocemos bien.

Textos más repetitivos, más fácilmente automatizables

En los textos técnicos, como los manuales, pliegos de especificaciones, patentes, etc.,[1] abundan las repeticiones. En muchos casos esto permite reducir el trabajo real por palabra traducida. Para lograrlo, es necesario exprimir las posibilidades que ofrecen las herramientas de traducción asistida por ordenador. Ten en cuenta que incluso si trabajas para agencias de traducción y te dan ya los archivos preparados y las palabras contadas, con frecuencia una buena manipulación de las memorias de traducción, reglas de segmentación, etc., permite aumentar el número de coincidencias parciales (fuzzies) y repeticiones.

Menos susceptibles de sustitución por otros traductores o por la traducción automática

Cuanto más nos especialicemos, más insustituibles nos volvemos. ¿Viviste la crisis 2008-1014? La presión sobre los traductores autónomos fue muy grande: el número de traductores se multiplicó y al mismo tiempo las empresas redujeron el gasto en traducciones. Todo el sector se vio gravemente afectado, pero los especialistas aguantaron mejor. Conozco muchos casos de empresas que, obligadas a reducir costes, pasaron a encargarse internamente de las traducciones, sobre todo de las traducciones no especializadas («dile a Cristina que traduzca esta carta, que pasó un año en Estados Unidos y habla bien inglés»).

Belleza de traducir textos especializados

Si bien la traducción generalista no está desprovista de encanto, ya que nos permite acercarnos a diversas ramas del saber y aumentar nuestra cultura general, la traducción técnica puede llegar a ser casi adictiva, especialmente si trabajamos con frecuencia en el mismo campo. Así, es corriente que los traductores técnicos se suscriban a revistas especializadas y acudan a los congresos del sector, no solo por motivos profesionales, sino por interés personal.



[1] ¿Sabías, estimado lector, que cuando el sujeto de una oración es una enumeración que se cierra con «etc.» debe ir seguido por coma?