Preparación de un documento para su traducción

La preparación de un documento para su traducción no tiene grandes misterios. Se resume en verificar que conoces el objetivo del documento, que dispones de la información de referencia necesaria y de puedes trabajar adecuadamente con el formato informático en cuestión. A continuación, describo los pasos que sigo yo habitualmente:

  1. Organiza bien los documentos recibidos del cliente para el proyecto. Distingue bien de archivos de referencia y archivos para traducir y no tengas miedo a renombrar los archivos si los nombres son poco reconocibles. Lo primero que hago siempre a la hora de empezar un proyecto, o para redactar un presupuesto, es crear una carpeta con el siguiente nombre «AAAAMMDD nombre del cliente, nombre del cliente final, idioma»; por ejemplo: 20140721 Arrow Translations, Ford I». La fecha corresponde a la fecha de entrega con año, mes y día. Es muy práctico respetar dicho orden porque así podremos ordenar las carpetas por nombre y al mismo tiempo se ordenarán cronológicamente por su fecha de entrega. Además, en lugar de colocar todos los archivos en dicha carpeta, es muy conveniente crear subcarpetas: memoria de traducción, instrucciones, traducciones de referencia, etc. Más información sobre la organización de carpetas.

  2. Lee todos los documentos que vas a traducir. Es muy comprensible que tengas ganas de empezar a traducir directamente, o que incluso pienses que leer previamente el documento es una pérdida de tiempo porque lo vas a leer de todas maneras al traducirlo. La realidad es que si lees el documento antes de empezar a traducir ahorrarás tiempo. Principalmente porque detectarás los posibles problemas con anticipación y tendrás más margen de maniobra para pedir ayuda al cliente o para buscar nosotros mismos la solución.
    Personalmente, hay ocasiones en las que no leo todo el documento. Por ejemplo, si es la enésima ficha de seguridad que traduzco para una misma instalación industrial. En cualquier caso, siempre debes como mínimo echar un vistazo a cada página.

  3. Si vas a usar una herramienta de traducción asistida por ordenador (CAT), y en la mayoría de los casos te recomiendo encarecidamente que uses una:
    • Prepara el documento para el tratamiento con un programa de traducción asistida por ordenador. Este paso puede llevar desde varias horas en caso de un pdf hasta unos segundos si es un documento Word sencillo.
    • Prepara las referencias para el tratamiento con un programa de traducción asistida por ordenador. Las principales referencias que podrás integrar en programa son la terminología y la memoria de traducción.
    • Comprueba si el programa de traducción asistida por ordenador es capaz de generar el documento de salida. En ocasiones, te puedes llevar una desagradable sorpresa al intentar generar el documento traducido en su formato original. Cuanto antes descubras el problema, mejor.

  4. Comprueba que sabes el público objetivo y las preferencias del cliente en cuanto a estilo, ortografía, tuteo, acrónimos, etc.

© 2014 Alejandro Moreno Ramos, www.ingenierotraductor.com